Welcome to Value Insights

Here is the best Financial information for your investments decision

Inversiones 2016

En esta entrega Value Edge comunica a sus clientes una visión coyuntural de las condiciones económicas. En la primera sección dibujaremos nuestras recomendaciones de inversión en un horizonte de uno a dos años,

This content is for MemberValue members only.
Log In Register

Los retos de las Economías Emergentes

Los pronósticos de los analistas reflejan la creciente preocupación sobre la capacidad de los mercados emergentes para resistir la problemática de las grandes economías y sostener el rápido ritmo de crecimiento que han experimentado en la última década. Durante los últimos años, la búsqueda de mejores rendimientos ha incentivado a los inversionistas a invertir miles de millones de dólares en los países en desarrollo, en un contexto de tasas de interés en mínimos históricos. Este flujo sin precedentes de inversión extranjera, contribuyó significativamente a impulsar el crecimiento en los mercados emergentes en todo el mundo, quienes aprovecharon las oportunidades de endeudamiento público y privado y lo llevaron a niveles récord. Sin embargo, muchos inversionistas temen que la mejoría en la economía de Estados Unidos y un aumento de la tasa de interés de referencia a finales de este año generarán una salida de recursos sin precedentes de economías emergentes. La explicación radica en que debido al debilitamiento de las monedas locales, las ganancias en acciones y bonos denominados en la moneda local de los mercados emergentes serán erosionados por las pérdidas en el mercado de divisas lo que motivará la repatriación de activos. Ante ello, el Banco Mundial recortó su pronóstico de crecimiento para las economías emergentes en más de medio punto porcentual hasta el 4.8% para 2015, citando la posibilidad de mayores riesgos e impactos debido a sus niveles de  endeudamiento. A pesar de ello, los mercados emergentes en general han continuado confiando sustancialmente en los flujos de los inversionistas extranjeros debido a que aun no es clara la profundidad y severidad de los impactos esperados, ya que ésta depende de las características de cada mercado. Así, el impacto de la repatriación de activos será diferente para cada economía emergente, siendo más vulnerables aquellas economías centradas en materias primas y/o con debilitados mercados internos.

Para Latinoamérica, el impacto de la problemática global comienza a reflejarse y será previsiblemente más profundo que en otras latitudes. El ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de la región ha mantenido una clara tendencia descendente durante los últimos años, pasando del  6.2% en 2010, al 2.7% en 2013 y cerrando el 2014 con un crecimiento de apenas 1.3%; aunque que el  FMI prevé un 2.2% para el 2015, éstos siguen siendo los índices más bajos de los últimos 5 años, incluso a pesar de que la región se ha visto claramente beneficiada por el encarecimiento de los precios de las materias primas, especialmente provocado por la demanda de China. Una mayor desaceleración en China comenzará a  significar riesgos aún mayores durante el 2015 para los países sudamericanos, pues la demanda de la materia prima será menor de lo esperado, afectando los precios de las materias, los volúmenes de exportación y la confianza de los inversionistas. El acercamiento de Latinoamérica con China en búsqueda de financiamiento tuvo un impulso importante en los últimos años, sin embargo, recientemente China ha endurecido su postura en las negociaciones exigiendo condiciones que asemejan contratos coloniales.